FIDEICOMISO FINANCIERO

Mecanismo de financiación garantizado

En nuestro país, caracterizado por ciclos de inestabilidad tanto política como económica, donde las empresas se encuentran inmersas en una constante incertidumbre; el Fideicomiso Financiero es una herramienta muy útil para transmitir confianza a los inversionistas, disminuir el riesgo y, por consiguiente, obtener financiamiento a un costo menor al de fuentes de fondos tradicionales.

Permite "separar" del patrimonio de la empresa ciertos activos que pasan a ser propiedad fiduciaria del fideicomiso. De esta manera, estos bienes se separan del riesgo comercial de la empresa, lo que le permite acceder a mayores calificaciones de riesgo y emitir títulos valores (ya sea títulos de deuda o certificados de participación), garantizando el repago de los mismos con el flujo de fondos generado por esos activos específicos (llamados bienes fideicomitidos).

La Ley N° 24.441/94 en los artículos 19 al 24 regula específicamente el contrato de Fideicomiso Financiero. Es básicamente una transferencia de bienes para un fin determinado. Sirve para el proceso de "titulización o securitización" de créditos, por el cual "el fideicomiso" utiliza esos créditos como respaldo de la emisión de títulos de deuda o certificados de participación facilitando la obtención de fondos líquidos. Al respecto, el artículo 19 de la citada ley establece que dichos títulos valores podrán ser objeto de oferta pública. Además, establece que será la Comisión Nacional de Valores la autoridad de aplicación respecto de este tema, pudiendo dictar normas reglamentarias (Resolución General Nº 368/01 capítulo XV de la Comisión Nacional de Valores)

Participantes

Fiduciante: Es quien constituye el fideicomiso, transfiriendo los bienes que lo componen. Estos bienes dejan de pertenecer a su patrimonio.

Fiduciario:  La figura del fiduciario debe obligatoriamente recaer sobre una entidad financiera o una sociedad especialmente autorizada por la Comisión Nacional de Valores para actuar como fiduciario financiero. Es el encargado de llevar adelante el fideicomiso en favor de los beneficiarios.

Beneficiario:  Son los titulares de los certificados de participación o títulos de deuda emitidos por el fideicomiso, respaldados en los bienes fideicomitidos.

Fideicomisario: Es la persona que recibe los bienes fideicomitidos, una vez cumplido el plazo o condición del fideicomiso.

Activos susceptibles de titularización

El Fideicomiso Financiero puede conformarse a partir de cualquier cosa o derecho de la que se tenga propiedad, siempre que sea transferible. En otras palabras, todos los bienes que de alguna manera pueden formar parte del patrimonio de una persona son susceptibles de fideicomitirse siempre que se encuentren dentro del comercio.

Encontramos entonces, cosas muebles o inmuebles; derechos de propiedad sobre marcas, patentes, diseños; fondos de comercio; valores negociables (acciones, obligaciones negociables, cuotaspartes de fondos comunes de inversión, etcétera); títulos cambiarios (pagaré, letra de cambio, cheque, factura de crédito, etcétera); créditos personales, leasing, derechos de cobro, entre muchos otros.

¿Porqué utilizar el fideicomiso como fuente de financiación?

El Fideicomiso Financiero, presenta un gran número de ventajas tanto para la empresa como para el inversionista. Su característica distintiva de "separar" ciertos activos del patrimonio del fiduciante permite no sólo disminuir el riesgo (y en consecuencia el costo financiero), sino que también actúa como garantía para los inversionistas. Dado que esos activos dejan de formar parte del patrimonio del fiduciante y a la vez no forman parte del patrimonio del fiduciario; se encuentran "protegidos" ante los acreedores de ambos y no se ven afectados por las acciones y decisiones que puedan perjudicar los patrimonios de aquellos. Al mismo tiempo, tampoco se encuentran expuestos a los acreedores de los beneficiarios, quienes sólo pueden reclamar sobre los frutos de los bienes fideicomitidos.

Así mismo, posibilita "convertir" activos realizables a plazo en activos líquidos, permitiendo a la empresa contar con disponibilidades a un costo menor al de otras fuentes de financiación. Este menor costo resulta, no sólo por el menor riesgo, sino además por la inexistencia de intermediarios financieros (entidades bancarias) que encarezcan la operación en el mercado de capitales.

La obligación legal que tiene el fiduciario de informar y "rendir cuentas" periódicamente también ofrece mayor confianza a los inversionistas interesados. El Fideicomiso Financiero lleva consigo la necesidad de transparencia y comunicación. Los bienes fideicomitidos actúan como garantía de la emisión.

Por ello, el Fideicomiso Financiero es una herramienta muy útil que las empresas no deben olvidar a la hora de buscar fondos para financiarse.

Oferta pública y cotización de valores fiduciarios

Para poder realizar oferta pública, el fideicomiso debe solicitar autorización a la Comisión Nacional de Valores y para cotizar los títulos valores a la Bolsa de Comercio de Córdoba (Para ampliar este tema hacer click aquí)

Información a presentar una vez autorizada la oferta pública y la cotización (Hacer click aquí)

Volver